Sant Joan Despí

Contra la precariedad: Trabajo digno y de calidad

  • Actualizado:
  • Creado:

Manifiesto del PSC en conmeración del 1 de mayo

Los y las socialistas de Catalunya somos herederos de las luchas obreras y populares en defensa de los derechos de los trabajadores y las trabajadoras. Hemos trabajado con el sindicalismo en la conquista y el establecimiento de nuevos derechos, que han supuesto una mejora de las condiciones laborales, pero también en el impulso de un trabajo digno y de calidad, desarrollando empresas más competitivas y un crecimiento económico sostenible y muy distribuido.

El trabajo en este Primero de Mayo recupera de nuevo la centralidad del debate público, siendo una oportunidad para poner al día las principales reivindicaciones y propuestas de las trabajadoras y los trabajadores. La mal llamada “recuperación económica” no se está traduciendo en una mejora de los salarios ni de los puestos de trabajo, ni tampoco en cantidad ni en calidad. Por el contrario, los beneficios empresariales se han recuperado de manera destacada mientras tenemos salarios a niveles de los peores momentos de la crisis.

Este año se cumple el sexto aniversario de la aprobación de la Reforma Laboral del Partido Popular con el beneplácito de la antigua Convergència i Unió. Una reforma laboral que buscaba abaratar los salarios y facilitar el despido, asegurando que después de la crisis la ocupación sería estable y se recuperaría el poder adquisitivo. Seis años después, sin embargo, la realidad es que ganar competitividad en base de una devaluación interna no es ni ha sido nunca una solución para dinamizar la economía, sino que simplemente representa el máximo exponente de un modelo productivo insostenible, basado en el bajo coste y el poco valor añadido.

Los y las socialistas hemos denunciado desde el primer momento esta Reforma, poniendo de manifiesto muy especialmente el desequilibrio que se establece en las relaciones laborales, basado en el ataque a la negociación colectiva y a la fortaleza de los sindicatos. Entre las consecuencias de este ataque a la clase trabajadora, destacamos:

  • El aumento de la ocupación a tiempo parcial, a menudo no deseada, que esconde el total de horas que se trabajan realmente con estos tipos de contratos. Además, en el caso de cobrar el total de horas trabajadas, muchas no se llegan a cotizar. 
  • Una alta temporalidad que genera una rotación laboral injustificada y, por lo tanto, fuera del marco legal. De los contratos que se firman anualmente en Catalunya una media de casi el 90% son temporales. Al contrario de las promesas hechas por la derecha, nos encontramos con contratos cada vez de más corta duración y precarios.
  • Una devaluación salarial en los nuevos contratos y la práctica congelación de las retribuciones anteriores a la crisis.

También hemos denunciado reiteradamente que esta Reforma Laboral se ha ensañado de manera especial con las mujeres y la gente joven. Hoy siguen sufriendo más discriminación. La Reforma Laboral ha comportado la generalización del abuso laboral que hace falta erradicar con un incremento de la acción inspectora, la conciencia y el rechazo social ante las prácticas abusivas y la promoción de la denuncia de estos hechos. Nos encontramos con multitud de casos de explotación laboral en colectivos femeninos como las camareras de piso o en el colectivo joven dentro de las plataformas digitales. Viejas formas de explotación disfrazadas de modernidad.

Ante estos hechos, consideramos indispensable derogar la Reforma Laboral del año 2012 y aprobar un nuevo Estatuto de los trabajadores con el consenso de los agentes sociales, que evite la reiterada vulneración de los derechos de los trabajadores y las trabajadoras. Un Estatuto que tendría que tener los siguientes objetivos:

  • Aumentar el poder de negociación de los sindicatos, para que la negociación colectiva recupere la fuerza perdida, restableciendo la prevalencia de los convenios sectoriales frente a los convenios de empresa.
  • Impulsar la inserción laboral de los jóvenes, potenciar el contrato de relevo, regular las prácticas y la figura de los becarios para que se considere cualquier aportación laboral real en su actividad no estrictamente formativa.
  • Proteger los derechos laborales de los trabajadores y las trabajadoras en las nuevas plataformas digitales o colaborativas, poniendo fin así a la utilización en fraude de ley de los falsos autónomos.

Los y las socialistas proponemos un Pacto de Rentas que tiene como objetivo conseguir un nuevo modelo laboral con salarios decentes superiores a los 1.000 euros. Un modelo que sea más justo desde un punto de vista social y también más eficiente desde el punto de vista económico.

Queremos también un Plan contra el abuso laboral. Un plan especial de la Inspección Laboral que persiga y sancione las prácticas empresariales abusivas contra los trabajadores y las trabajadoras, y que suponen una competencia desleal para aquellas empresas que cumplen como corresponde con sus obligaciones laborales.

Tenemos que lograr una recuperación económica justa con una reducción de las desigualdades que, por ahora, se extienden por nuestra sociedad de manera vertiginosa. Ésta tiene que ser nuestra prioridad y éste será nuestro objetivo allá donde tengamos la fuerza para defenderlo.

Finalmente, llamamos a nuestra militancia y a toda la ciudadanía a la participación activa en todas las manifestaciones convocadas por las organizaciones sindicales en diferentes puntos del territorio con motivo de este Día Internacional del Trabajo.